Credo

MÁS de la Vida

  • Credo

    Más de la Vida endosa la siguiente declaración de fe. Los siguientes encabezados reflejan nuestra postura. Las Escrituras: La Biblia e ... Ver más

  • Historia

    “Nuestra razón de existir es para convencer a tanta gente como sea posible que la vida es buena, la eternidad es mejor y prepararlo ... Ver más

  • Radio y Televisión

    Más de la Vida ofrece sus programas de radio y televisión sin costo alguno a cualquier radiodifusora o televisora que desee transmitirlos ... Ver más

  • Centro cristiano

    Alguna vez has escuchado una predicación y te has preguntado: "¿Qué rayos tiene que ver esto con mi vida?" ¿Te gustaría escuc ... Ver más

Recursos:

Credo

Más de la Vida endosa la siguiente declaración de fe. Los siguientes encabezados reflejan nuestra postura.
Las Escrituras: La Biblia es la distintiva revelación de Dios hacia las personas. Es la inspirada e infalible Palabra de Dios, la suprema y máxima autoridad en todos los asuntos que ésta enseña. Ningún otro escrito está dotado con tal autoridad.
La Divinidad: Hay un solo Dios, creador del cielo y la tierra, el cual existe eternamente en tres personas – El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo, cada uno es completamente Dios, sin embargo, cada uno es personalmente distinto del otro.
El Amor de Dios: Todos los seres humanos son creados a la imagen y semejanza de Dios y por consiguiente son bastante importantes para Él. El mensaje central de la Biblia es que Dios ama a las personas, y las invita a que vivan en comunión con él y con los demás.
La Salvación por Medio de la Gracia: Apartados de Jesucristo, todas las personas están espiritualmente perdidas y a causa de sus pecados, se merecen el juicio de Dios. No obstante, Dios ofrece salvación y vida eterna a todo aquel que confíe en Jesucristo y en Su sacrificio. La Salvación no puede ganarse a través de las buenas obras o el esfuerzo humano. La Salvación es un regalo que debe recibirse al arrepentirse humildemente y al invitar a Jesús en el corazón.
Jesucristo: Jesucristo, es la segunda persona de la Trinidad, nació de la Virgen María, vivió una vida sin pecado, voluntariamente tomó todos los pecados de la humanidad en sus hombros, murió y resucitó en cuerpo, y se sienta a la derecha del Padre como nuestro abogado y mediador. Algún día, regresará para completar la historia y terminar el plan eterno de Dios.
El Espíritu Santo: El Espíritu Santo, la tercera persona de la Trinidad, convence al mundo de pecado y trae a las personas a Cristo. Asimismo, habita en el creyente. Le da poder para vivir una vida que refleje a Cristo, al igual, da dones espirituales con los cuales el creyente puede servir en la iglesia y alcanzar a los perdidos y necesitados del mundo.
La Eternidad: La muerte sella el destino eterno de cada persona. En el juicio final, los inconversos serán separados de Dios hacia la condenación. Los creyentes serán recibidos en la amorosa presencia de Dios y recompensados por su fidelidad en esta vida.
Unidad Espiritual: Todos los creyentes son miembros del cuerpo de Cristo, la única y verdadera iglesia universal. La unidad espiritual debe ser expresada entre cristianos al aceptarse y amarse los unos a otros independientemente de su raza, cultura, estatus social o económico, edad, sexo, o denominación.
La Iglesia: La iglesia local es una congregación formada por creyentes que se reúnen para adorar, orar, aprender, animar, apoyar y convivir los unos con los otros. A través de ésta, los creyentes invierten tiempo, energías, y recursos para lograr la Gran Comisión – alcanzar a los perdidos y crecer en la fe.