Devocionales

Histórico de devocionales

  • 100 Preguntas Antes De Que Digas "Sí, Acepto"

    18 de Jun de 2012
      Enamorarse es romántico, entrevistar a alguien no lo es. Sin embargo, es esencial. Desafortunadamente, todos los días miles de personas se casan sin verdaderamente conocer a su pareja. Simplemente suponen por algún ast...
    Ver más

  • Tentación... El Placer de Pecar

    27 de Mar de 2012
      ¿Sabías que la tentación no tiene favoritismos? De hecho, la tentación es bien común para todos… niños, adolescentes, y adultos.   La tentación ignora estatus social, eco...
    Ver más

  • ¿Quiere saber si Dios existe? ¡Simplemente mire hacia arriba!

    22 de Mar de 2012
    De vez en cuando, me llega ese pensamiento breve de… “¿Y qué si Dios no existe?” No me dura mucho pero la realidad es que no soy bueno con la fe ciega. Necesito algo tangible en lo cual pueda apoyarme. De manera que l...
    Ver más

  • Funcionando por fe

    12 de Ene de 2012
      Había una vez un viajero, que caminaba por el desierto cuando llega al borde de un cañón. Buscando la manera de cruzarlo, se da cuenta que hay una larga cuerda extendida hacia el otro lado. Mientras sus ojos empiezan a...
    Ver más

  • Es mejor dar que recibir

    07 de Feb de 2011
    El pequeño Carlitos era un muchachito tímido y callado; Cuando los demás niños volvían de la escuela, Carlitos iba siempre detrás de los demás. Los otros reían, conversaban e iban abrazados pero...
    Ver más

  • Ver todos los devocionales anteriores

Recursos:

Una Cuestión del Corazón



Mateo 6

En Mateo 6, Jesús condenó a los fariseos y escribas como hipócritas. ¿Por qué los condenó si los fariseos eran congruentes con lo que decían y hacían? Ellos decían que oraban siete veces al día y lo hacían. Decían que ayunaban dos veces a la semana y lo hacían. Decían que oraban y diezmaban fielmente al tesoro del templo y lo hacían. Decían guardar la ley y lo hacían. Eran los superestrellas espirituales de su época. Sin embargo, Jesús nos advierte a que no seamos como ellos.

Jesucristo se estaba refiriendo a la hipocresía del corazón. El corazón de los fariseos y los escribas no era congruente con sus hechos. Ellos querían comprar el reconocimiento público. Ésa era su motivación y por eso los llamó hipócritas. La pregunta para nosotros es: ¿Cuál es nuestra motivación al dar, al orar, al ayunar, al ir a la iglesia, al adorar, etc.? ¿Cuándo Dios ve tu corazón y tu motivación al hacer todas estas cosas, qué es lo que ve?

Como puedes ver, es una cuestión del corazón. Todas las disciplinas espirituales deben hacerse en ‘secreto’ y no con la motivación de verse espiritual ante los ojos de otros. Jesucristo quería que comprendiéramos que debemos rechazar la tentación de mostrar nuestras buenas obras por vanidad religiosa o autoglorificación.


Compartir

Comentarios