Devocionales

Histórico de devocionales

  • 100 Preguntas Antes De Que Digas "Sí, Acepto"

    18 de Jun de 2012
      Enamorarse es romántico, entrevistar a alguien no lo es. Sin embargo, es esencial. Desafortunadamente, todos los días miles de personas se casan sin verdaderamente conocer a su pareja. Simplemente suponen por algún ast...
    Ver más

  • Tentación... El Placer de Pecar

    27 de Mar de 2012
      ¿Sabías que la tentación no tiene favoritismos? De hecho, la tentación es bien común para todos… niños, adolescentes, y adultos.   La tentación ignora estatus social, eco...
    Ver más

  • ¿Quiere saber si Dios existe? ¡Simplemente mire hacia arriba!

    22 de Mar de 2012
    De vez en cuando, me llega ese pensamiento breve de… “¿Y qué si Dios no existe?” No me dura mucho pero la realidad es que no soy bueno con la fe ciega. Necesito algo tangible en lo cual pueda apoyarme. De manera que l...
    Ver más

  • Es mejor dar que recibir

    07 de Feb de 2011
    El pequeño Carlitos era un muchachito tímido y callado; Cuando los demás niños volvían de la escuela, Carlitos iba siempre detrás de los demás. Los otros reían, conversaban e iban abrazados pero...
    Ver más

  • El poder de la perspectiva

    01 de Feb de 2011
    El cuerpo de aquella mujer había sido molido por el cáncer y la quimioterapia también la había afectado negativamente a tal grado que un día se despertó por la mañana, se miró al espejo, y not&o...
    Ver más

  • Ver todos los devocionales anteriores

Recursos:

Funcionando por fe



 

Había una vez un viajero, que caminaba por el desierto cuando llega al borde de un cañón. Buscando la manera de cruzarlo, se da cuenta que hay una larga cuerda extendida hacia el otro lado. Mientras sus ojos empiezan a seguir la cuerda hacia la otra orilla; se queda atónito al ver a un hombre caminando hacia él, confiadamente conduciendo una carretilla. Al llegar a la orilla de su lado, el viajero exclama:

—¡Eso es asombroso!

El hombre de la carretilla le pregunta:

—¿Crees que lo pueda volver hacer?

—Estoy seguro que  sí, contesta el viajero. —Si lo has hecho con tanta confianza.

—¿En verdad crees que sí lo puedo volver hacer?

—Sí, definitivamente sí.

—Muy bien, de acuerdo, dijo el hombre de la carretilla, —Súbete y te llevo al otro lado.

La mayoría de las veces nuestra falta de fe limita nuestras posibilidades. 

La fe es creer lo suficiente para actuar. Lo que sucede es que a la hora de la verdad nos da miedo dar el paso y por consiguiente nos paralizamos.

El miedo siempre paraliza y terminamos siendo prisioneros del presente. Muchos se pierden las oportunidades por miedo al fracaso o a lo incierto.

Es por eso que el miedo siempre es derrotado por la fe.

La fe es creer lo suficiente para estar abiertos a lo improbable pero el primer paso lo tenemos que dar nosotros.

Como puedes ver, La fe y la valentía van de la mano. 


Compartir

Comentarios